Navidad en Buenos Aires


Las Navidades de antaño se celebraban siempre en el seno de los hogares.

Salvo la Misa de Gallo que se oficiaba a la medianoche, los porteños reservaban a estas fiestas la privacidad de sus casas coloniales. Una tradición muy venerada era la de recibir al Divino Huésped en ellas.

Las monjas del convento de Santa Catalina (hoy Viamonte y San Martín) poseían una imagen del Niño Jesús que era llevada, entre Navidad y Reyes, de casa en casa por las familias más destacadas. Claro que ese privilegio debía solicitarse con antelación, y se invitaba a parientes y amigos para que le rindiesen culto ese día.

¿Recuerdan cuando en “La maestra de la laguna” Dolores Balcarce acudió a la iglesia para pedir al Niño? En ella pensé a la hora de escribirles esta añeja tradición.

Otro día les contaré más.

Cariños

Posts
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Sigue en contacto...
Textos recientes