Carnavales eran los de antes ...


Los hombres y mujeres de antes no se andaban con chiquitas, queridos lectores. Se prendían a los juegos de agua con un salvajismo que asombraba a los visitantes. ¿Acaso hubiésemos imaginado que Juan Bautista Alberdi promovía el desenfreno? “¡Salten, silben, chillen, mojen!”, decía. Según él, la moral no iba a resquebrajarse por un huevazo. ¿Y Sarmiento? Presidente y todo, iba en carreta, con su poncho y su chambergo, mojando a diestra y siniestra, dando y recibiendo, muerto de risa. Otro que no se afectaba con la mojadura era el vicepresidente Carlos Pellegrini, infaltable en Mar del Plata. Las niñas de la alta sociedad lo acechaban y conseguían meterlo en la fuente, de la que salía aun más divertido que ellas… [if !supportLineBreakNewLine] [endif]

Posts
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Sigue en contacto...
Textos recientes